El agravio cometido por Lorenzo Córdova Vianello

Partiendo del hecho de que la lengua es la estructura intersubjetiva de un grupo, donde se sedimentan –al interior del grupo, de la subjetividad en cuanto tal- las experiencias vitales más importantes, su misma historia[1], y que la actitud esencialmente dialogante en el ser humano hace de la lengua el instrumento privilegiado de su cosmovisión, su interpretación nos lleva a conocer la vida de las personas que la producen. Por lo que, para comprender cuál fue el agravio que cometió Lorenzo Córdova Vianello, presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), debemos revisar sus dichos. Antes de continuar deseo apuntalar que compartimos plenamente con el principio señalado por Irma Eréndira Sandoval en el sentido de que: “las conversaciones que un servidor público sostiene durante horarios de trabajo con otros funcionarios públicos en relación con sus labores institucionales no son “comunicaciones privadas” sino información absolutamente pública http://www.proceso.com.mx/?p=404874.” De igual forma, queremos resaltar el hecho señalado por Enrique Navarrete que: “En una conversación de un minuto y medio repite “cabrón” quince veces, y “no mames”, nueve. De hecho, esta última frase se convierte en el alfa y el omega de su pensamiento http://horizontal.mx/el-exabrupto-racista-del-consejero-presidente-tres-reflexiones/.”

De acuerdo a diferentes medios de comunicación, entre ellos la revista Procesos, el señor Córdova fue grabado durante una plática telefónica cuyo audio fue subido a YouTube por un usuario anónimo. A través del audio, a prima facie se escucha como el señor Córdova se mofa de manera racista de los representantes de los pueblos indígenas, quienes solicitan la creación de la circunscripción sexta para que puedan postular candidatos. La plática telefónica se llevó a cabo al salir Córdova de un evento efectuado el 23 de ese mes, en el que encabezó una “asesoría a los pueblos indígenas”. Llamó al secretario ejecutivo del órgano electoral, Edmundo Jacobo, para burlarse de uno de los jefes de las naciones originarias, Hipólito Arriaga Pote http://www.proceso.com.mx/?p=404753 [2].

L. Córdova en la reunión con representantes de pueblos indígenas el pasado 23 de abril.
L. Córdova en la reunión con representantes de pueblos indígenas el pasado 23 de abril.

El señor Córdova, de 43 años de edad, le dice a su colega en función, Edmundo Jacobo, de 59 años, que no “mame”. Este imperativo, dentro del léxico de los mirreyes (subcultura juvenil heredada de los “Juniors” o hijos de papi) refiere a que no le mame el pene a otro hombre. Podría argumentarse que es un imperativo neutro, sin embargo, su connotación es machista-sexista y homofóbica. Es por eso que viene acompañada del adjetivo cabrón. El cabrón[3] es un hombre cuya esposa le es infiel, vulgarmente, es el hombre al que le pegan los cuernos. Por lo que Córdova, en primera instancia, le ordena a Edmundo Jacobo que no le mame el pene al hombre con que su mujer le es infiel. Este léxico machista-sexista-homofóbico se utiliza para mantener un círculo de “identidad-exclusión” con relación al comportamiento de otros hombres. De ser descubierto el hombre que su mujer le es infiel, y que además, se comporta como homosexual (descalificativo machista) éste queda desarmado como animal indefenso ante su oponente, el macho. No es casual que el machismo-sexista y la inseguridad marital sean un detónate de la violencia doméstica. Es importante resaltar que el léxico utilizado en esta conversación es muy poco usual entre hombres adultos (43-59 años), como en este caso. Lo que se permite observar en un primer análisis del contenido de la conversación es que Córdova deja claro quién es el macho alfa y cómo se han de interpretas los sucesos próximos a narrar.

Infidelidad
Infidelidad

Después del “no mames”, “cabrón” y “carajo” de los funcionarios públicos se hace referencia al escritor estadounidense de misterio, Ray Bradbury, principalmente conocido por su obra Crónicas marcianas. En esta obra se narra la llegada a Marte y la colonización del planeta por parte de los humanos. No nos queda claro cuál es el papel que asume Córdova pero se puede inferir que él es el colonizador, ya que en la línea anterior a la mención de Bradbury le notifica a Edmundo Jacobo que ya la había dado asesoría a los de los pueblos indígenas. De acuerdo a sus dichos, Córdova ve a los padres de Ayotzinapa y a los pueblos indígenas como extraterrestres, seres de otros planetas a los que hay que civilizar. Nada peculiar en un mundo donde se divide a la humanidad en libres o esclavos, escogidos o gentiles, civilizados o bárbaros, blancos o negros, europeos o indígenas, machos u homosexuales y, en este caso, terrícolas o marcianos.

Poster Crónicas Marcianas
Poster Crónicas Marcianas de Ray Bradbury

El referente que el señor Córdova utiliza para burlarse del mensaje emitido por uno de los jefes de las naciones originarias, Hipólito Arriaga Pote, es el personaje Tonto-Toro de la obra el Llanero solitario. Antes de continuar debo señalar que el señor Arriaga Pote dejó muy clara su postura ante las elecciones del 7 de junio: “Yo jefe gran nación chichimeca, vengo Guanajuato, yo decir a ti o diputados para nosotros o yo no permitir tus elecciones”, según la versión de Córdova. El representante de los pueblos indígenas exigió ante Córdova la creación de la circunscripción sexta para así poder postular candidatos. Probablemente, de jefe a jefe, esto fue lo que le molestó y por eso se abrió de pecho para externar su racismo. Volviendo al tema que nos atañe, en una pésima alusión de su cultura cinematográfica, Córdova se burla de Arriaga Pote poniendo frases en su boca para igualarlo al indígena del Llanero solitario: “Yo gran jefe Toro Sentado”, valga la aclaración de que el personaje hoy identificado como Toro originalmente fue el nativo potawatomi llamado Tonto, el cual nunca representó un jefe indígena.

El Llanero solitario y su fiel amigo Toro
El Llanero solitario y su fiel amigo Toro

El enfrentamiento entre iguales pone a Córdova en pánico, de ahí su necesidad de descalificar al oponente. Muy probablemente, el anuncio de asistir a un psiquiatra ya sea un hecho. En una posición como la que tiene Córdova se ve obligado a respetar a cada quién como un igual, situación que lo lleva al pánico: “No mames, cab, está de pánico, cabrón. O acabamos muy divertidos o acabamos en el siquiatra de aquí, cabrón…” Si sus dichos reflejan su personalidad, el señor Córdoba es un machista-sexista-homofóbico que considera inadmisible el ejercicio del poder democrático por aquellos que él considera inferiores, en este caso, los pueblos indígenas de México.

El agravio del señor Córdova fue el habernos develado tal y como verdaderamente es él. Tan ingenuo como Vicente Fox, el cual se sinceró por vía telefónica con Fidel Castro: “Comes y te vas…” El no saber que sus llamadas son “monitoreadas” por la Secretaría de Gobernación y por la Comisión Nacional de Seguridad, es tan elemental como la respuesta de Cuba a México: “¿no sabían que todas las llamadas diplomáticas se graban?” Es un problema de seguridad y diplomacia, no necesariamente de espionaje. Para llegar a estas suposiciones sólo contamos con la grabación de casi 2 minutos de duración. Para comprender mejor los dichos de él, quizás tengamos que adherirnos al club del género cinematográfico favorito del señor Córdova, la ficción y el terror. No en balde dirige el INE.

Lorenzo Córdova Vianello
Lorenzo Córdova Vianello

[1] Hipótesis para el estudio de Latinoamérica en la Historia Universal, 1966, Chaco, Resistencia Argentina,   http://enriquedussel.com/txt/55.Hipotesis_para_estudio.pdf página 44

[2] Durante la plática grabada, que dura un minuto 56 segundos, Lorenzo Córdova (LC) comenta: ‘‘Ya le di asesoría a los de los pueblos indígenas’’. Y Edmundo Jacobo (EJ) responde: ‘‘Eso, carajo’’, y continúan:

LC: No mames, cabrón, hay que escribir… te acuerdas, de veras… unas Crónicas Marcianas desde el INE… jajaja.

EJ: Jajaja. Haciéndole al nuevo Ray Bradbury… reloaded.

LC: Exactamente. Ray Bradbury reloaded.

LC: No mames, cab… desde las dramáticas reuniones con los padres de Ayotzinapa hasta esto, cabrón, que es… a ver: había un, no mames, no voy a mentir, ¿eh?, y te voy a decir cómo hablaba ese cabrón. Hubo uno que me decía: ‘Yo jefe gran nación chichimeca, vengo Guanajuato, yo decir a ti o diputados para nosotros o yo no permitir tus elecciones’. Cuando te estoy diciendo… Se ve que este güey yo no sé si sea cierto que hable así, cabrón, o vio mucho Llanero solitario, con eso de Toro, cabrón. No mames, sólo le faltó decir: ‘Yo gran jefe Toro Sentado, líder gran nación chichimeca’. No mames, cab, está de pánico, cabrón. O acabamos muy divertidos o acabamos en el siquiatra de aquí, cabrón, añade https://youtu.be/sMZG2SbtsxU, http://www.jornada.unam.mx/2015/05/20/politica/003n1pol.

[3] Hombre que está casado con una mujer que le es infiel, especialmente si consiente en el adulterio de esta. https://www.google.com.mx/?gfe_rd=cr&ei=HnVgVcejHqWR8QePh4D4AQ&gws_rd=ssl#q=cabr%C3%B3n+definicion

2 comentarios en “El agravio cometido por Lorenzo Córdova Vianello

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s