La importancia del voto en el 2015

Por: Rafael Santiago Pagán Rappo

Ricardo Salvador Otero Sánchez

Han transcurrido más de dos meses desde la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Ante semejante hecho, la población en general ha mantenido un repudio enérgico y ha exigido la aparición de estos. Singularmente, los eventos de Iguala, Guerrero destaparon la podredumbre en que se encuentran los partidos políticos participantes en el gobierno actual y el propio gobierno. La mayor indignación proviene de la terrible realidad de saber que el Estado mexicano es el principal responsable de estos hechos, sin eximir, obviamente a sus máximos órganos ejecutivos (procuradores, alcaldes, policías y militares) y los partidos políticos gobernantes. No siendo suficiente esta calamidad, en días recientes quedó en evidencia los conflictos de interés del presidente Enrique Peña Nieto con las empresas constructoras del Estado. Además, a prima facie se han señalado actos que pueden ser identificados como corrupción. Las mega-obras presidenciales están sirviendo para evidenciar el enriquecimiento ilícito del presidente.

Ayotzinapa
Ayotzinapa

Las protestas tanto nacionales como internacionales no han cesado desde el momento en que se supo la desaparición de los 43 normalistas. El poder ejecutivo ha obrado con desacierto, ineptitud y pusilanimidad, a fin de cuentas, ha actuado como cómplice de tal barbarie. La política económica errática, el desmantelamiento de la estructura universitaria del país, la impunidad-corrupción-narcotráfico, el aumento en los niveles de pobreza-desempleo, los asesinatos-desapariciones en el movimiento migratorio, el abuso de poder e impunidad de la fuerza militar en su guerra contra el narco tráfico, entre otros, han servido como caldo de cultivo para que la población en general unan su desesperación en protesta con los familiares de los desaparecidos.

Sin embargo, habemos un grupo de mexicanos que creemos firmemente que a través del proceso elector podemos transformar el país. El alcanzar los puestos de toma de decisiones por medios electorales permitiría iniciar un proceso de transformación donde el interés central sea el país y no las corruptelas de los partidos participantes en la administración pública actual. No nos son ajenos los principales obstáculos que interfieren en una elección transparente y legal en México. El sistema electoral, IFE-INE, reproduce íntegramente el modus operandi del quehacer político mexicano, a saber: la corrupción, la impunidad y, evidenciado recientemente, el narcotráfico. Aun así, pensamos que la costumbre de siglos de no ejercitarnos en la legalidad utilizando los atajos corruptos puede ser superada.

Instituto Federal Electoral
Instituto Federal Electoral

El mejor ejemplo del éxito electoral en la transformación de una nación lo tenemos en Bolivia, con la participación directa el Movimiento al Socialismo (M.A.S.), partido político fundado por Evo Morales. Un país que hace menos de dos décadas se encontraba inmerso en medio de la corrupción-narcotráfico, su economía se estaba por los suelos, el nivel de pobreza era extremo, el racismo era la norma, la división entre partidos estaba desdibujada, ya que todos eran parte del saqueo y del robo de las finanzas públicas, hoy se levanta como una nación honesta, respetuosa de la diversidad cultural y con una economía en crecimiento. Mientras los partidos y poderes facticos de Bolivia se relamían esperando la tradicional victoria electoral, el parido de Evo Morales trabajaba en los sectores indígenas, mineros y campesinos. Nadie tomó en cuenta estas poblaciones a la hora de hacer las encuestas, el resultado fue evidente, un nuevo tipo de gobierno, la llegada de una administración honesta al país y, de ahí en adelante las cosas han sido diferentes.

Evo Morales, presidente de Bolivia
Evo Morales, presidente de Bolivia

No somos los únicos en el mundo y, muy especialmente en Latinoamérica, que enfrentamos la corrupción-narcotráfico-impunidad. Sin embargo, los pueblos que han decidido cambiar y tomar las riendas de su país en sus manos por medio de la vía electoral han prevalecido. Esto no quiere decir que al alcanzar mayoría en el Congreso y a su vez la presidencia, hará cambios de la noche a la mañana, ni mucho menos tendremos otro México. Debemos reformar la Constitución, crear leyes tipificadas penalmente que garanticen el quehacer honesto y transparente de los funcionarios públicos e ir ganando la administración pública de los municipios y de manera urgente, las gubernaturas. En estos momentos ningún cambio constitucional se puede llevar acabo sin una mayoría calificada en el Congreso y una votación favorable de por lo menos 20 congresos estatales, por lo que el reto es grande.

El sistema electoral mexicano fue hecho a la medida del Congreso, el cual reproduce el mismo sistema corrupto y de despilfarro económico. Ambas instituciones están corrompidas hasta el tuétano, solo hay que ver la manera se repartió dinero para lograr que las  reformas constitucionales promovidas por Peña Nieto fueran aprobadas sin obstáculos.

Congreso de la Unión
Congreso de la Unión

En flagrante contradicción con los artículos 8, 9, y 35 de la Constitución, el día 2 de diciembre los diputados de PRI, PAN, PVEM y del Panal aprobaron el dictamen que enmienda los artículos constitucionales 11 y 73, turnándose como minuta al Senado. La minuta define en sus consideraciones que el derecho al libre desplazamiento no puede estar en pugna con el ejercicio de otros derechos fundamentales, tales como el de reunión, manifestación y protesta social, sí expresa que se buscarán mecanismos alternativos para el disfrute de dichas garantías. En otras palabras, pretenden “condicionar” el derecho a la expresión pública de las inconformidades, utilizando como presunto justificante la “movilidad” y faculta a las autoridades gubernamentales (estados y municipios) a reglamentar de las manifestaciones públicas. Esto, además, incluiría la regulación de la libertad de expresión, de asociación, de petición, de reunirse en asamblea. Con una mayoría calificada la mafia en el poder pretende “regular” la libertad.

El objetivo de ganar los puestos de elección, es precisamente, el de poder revertir estas enmiendas y leyes que están llevando al país a la destrucción. México requiere cambios reales que comiencen los la Constitución, pero esta vez en beneficio del pueblo y no de unos trúhanes corruptos.  La reforma al sistema electoral tiene que estar acompañada de la reforma al sistema judicial. En nuestro país los funcionarios electos son protegidos por el fuero constitucional, esto es, no son procesados por delitos del fuero común. Y aún si quisiéramos procesarlos, los delitos electorales no están tipificados penalmente. Partimos del hecho de que sin importar cuántos seamos o en dónde estemos, habrá necesidad de delegar y asignar funciones administrativas a alguna persona, afín de garantizar el bienestar social, el sistema de elección tiene y debe ser cristalino, costo efectivo y poseer un mecanismo de remoción de funcionarios de forma expedita. Además, la alternativa electoral, cualquiera que fuera, debe ser el producto de la relación entre los diversos movimientos populares y el partido de avanzada. De esta forma, aún sin ganar mayoría en el Congreso se podrán iniciar cambios desde abajo. En estos momentos de efervescencia política, partidista-movimiento popular, el partido que ofrece una alternativa de avanzada es Morena (Movimiento Regeneración Nacional).

Morena 26 de octubre de 2014
Morena 26 de octubre de 2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s