México, votemos en el 2015, respetemos el movimiento social

Por: Rafael Santiago Pagán Rappo

Ricardo Salvador Otero Sánchez

El partido político de avanzada y el movimiento popular andarán divorciados si entre ellos no se mantiene un respeto mutuo y se garantizan los diferentes ámbitos de acción entre ellos. La libertad de acción que posee el movimiento popular jamás será alcanzada por el partido político de avanzada, por lo que subordinar el primero a los intereses del segundo solo conllevaría a la muerte del primero. Sin embargo, el movimiento popular jamás será capaz de administras el servicio público sin perder su libertar, por lo que su institucionalización es también su muerte. La vía, aunque sea tortuosa y difícil, para alcanzar los puestos de administración pública, es la electoral.

Ayotzinapa
Ayotzinapa

En la actividad política cotidiana de ambas expresiones sociales constantemente coinciden, su coordinación dependerá de la capacidad de diálogo que puedan tener sus dirigentes. La exclusión mutua, generalmente común entre ellos, es producto de los intereses personales y grupales que se entre cruzan, lo que imposibilita el diálogo. La exclusión por descalificación agudiza el conflicto, impidiendo alcanzar objetivos comunes. La naturaleza de los movimientos populares y la de los partidos es diferente, de no tener claro esta situación el enfrentamiento será permanente.

Movimiento de los Sin Tierra
Movimiento de los Sin Tierra

Votemos en el 2015.

En la era moderna, el derecho político de la participación ciudadana en la elección de sus gobernantes ha sido uno de los elementos fundamentas para el establecimiento de repúblicas democráticas. En Europa, las monarquías absolutas fueron disueltas o se vieron obligadas a transformarse en monarquías parlamentarias. El “Contrato Social” de Juan Jacobo Rousseau, sirvió de modelo para el “espíritu constitucional” de la mayoría de los gobiernos republicanos. Hasta el momento, la mayoría de las repúblicas mantienen los principios emanados del Contrato Social de Rousseau.

Juan Jacobo Rousseau
Juan Jacobo Rousseau

En el siglo XX, producto de revoluciones inspiradas en el Manifiesto Comunista de Karl Marx-Federico Engels y bajo la dirección de Ilich Lenin se desarrolló la modalidad de gobierno monopartidista, el cual posteriormente se transformó en partido-estado. En esta modalidad la elección de los gobernantes radica única y exclusivamente en el “Partido”. El Comité Central de éste elige su secretario general que inmediata pasa a ser su primer ministro o presidente con poder absoluto. En México, la revolución de principio de siglo XX culminó, aunque diferente, con un gobierno monopartidista. Si bien, existieran partidos de oposición no tenían ninguna posibilidad de alcanzar la administración presidencial o eran simples parapetos del poder gobernante.

Carlos Marx y Federico Engels
Carlos Marx y Federico Engels

Las circunstancias políticas-económicas, tanto nacionales como internacionales, obligaron la transformación del sistema electoral mexicano, abriendo las puertas para que grupos opositores fueran gobernando primero municipios, gobiernos estatales y, finalmente la presidencia. Esto no quiere decir que la elección de un presidente de oposición representó un cambio de política. Después de haberse respetado los resultados de la elección del 2000 por el presidente Ernesto Zedillo, la camarilla de Vicente Fox Quesada[1], Felipe Calderón Hinojosa[2], Elba Esther Gordillo Morales[3], Luis Carlos Ugalde Ramírez[4] y Claudio X González[5] prostituyeron la elección del año 2006. Al día de hoy el Instituto Federal Electoral (IFE-INE) no ha podido recuperar la confianza del electorado ni garantizar una elección limpia y transparente. Las elecciones presidenciales continúan sin certeza.

Instituto Federal Electoral
Instituto Federal Electoral

Contrario a lo que estipula la ley electoral, los gobiernos estatales intervienen directamente corrompiendo los procesos electorales, se utiliza dinero mal habido en la elección de candidatos, el narcotráfico participa directamente en las elecciones, ya sea poniendo candidatos o aportando los recursos económicos para la elección de su favorito. El gobierno federal, al igual que los estatales, participa directamente con recursos o presionando para garantizar que sus favoritos sean electos. La elección de Enrique Peña Nieto en el 2012, su “Pacto por México” en la hechura de las reformas constitucionales, la evidente corrupción de sus primeros dos años de administración y el descalabro político y económico del 2014 ejemplifican la descomposición social del país y el resultado de la prostitución del órgano electoral.

Del siglo XIX nos vienen dos modelos políticos que coinciden en señalar una meta “revolucionaria”, a saber: “la sociedad sin clases y sin Estado”. El primer modelo sostiene que para lograr tal meta es preciso tomar el poder y construir un nuevo Estado proletario, bajo la dictadura de la clase obrera. Según esta propuesta, solo así se podrá arribar al comunismo (es decir, a la abolición de toda propiedad privada) con lo cual el Estado será relegado al museo de antigüedades, al ser sustituido por el gobierno de los hombres por la administración de las cosas.[6] Una alusión evidente a ese programa se encuentra en el primer Manifiesto de la Asociación Internacional, escrito por K. Marx en 1864; en las palabras siguientes: el primer deber de la clase obrera consiste en la conquista del poder político, o, como se ha dicho en el Manifiesto Comunista: el primer paso hacia la revolución de los trabajadores debe consistir en la elevación del proletariado al rango de clase dominante. El proletariado debe concentrar todos los instrumentos de producción en manos del Estado, es decir, del proletariado elevado al rango de clase dominante.[7]

Mijail Alexandrovitsch Bakunin
Mijail Alexandrovitsch Bakunin

El segundo modelo, desarrollado por Miguel Bakunin, principal exponente del anarquismo colectivista, puede resumirse señalando lo siguiente: “las clases sociales y la propiedad privada no pueden abolirse sin abolir al mismo tiempo el Estado; que todo Estado engendra una clase dominante; que todo Estado es por su propia naturaleza un Estado de clase; que no hay ni puede haber un Estado que se liquida así mismo, sino que todo Estado tiende a perpetuarse y a crecentar su poder.”[8] Su proclama socialista revolucionaria puede leerse en “Estatismo y Anarquismo”[9], la cual dice: abolición de todos los Estados, destrucción de la civilización burguesa, libre organización de abajo a arriba por medio de las asociaciones libres, organización del lumpenproletariado, de toda la humanidad liberada, creación de un nuevo mundo humano.

Para Bakunin el Estado moderno es necesariamente, por su esencia y por su objetivo, un Estado militar, por lo que el Estado militar se convierte también, necesariamente, en un Estado conquistador; porque si no conquista él, será conquistado, por la simple razón que donde reina la fuerza no puede pasarse sin que esa fuerza obre y se muestre. Por consiguiente, de acuerdo a Bakunin, el Estado moderno debe ser absolutamente un Estado enorme y poderoso: es la condición fundamental de su existencia.[10]

Aunque la propuesta marxista fue la que se impuso en el siglo XX, su desarrollo no superó más de 50 años. Los resabios que quedan del modelo marxista parecen más un capitalismo neoliberal gobernado por un partido comunista centralizado hiperburocrático. En este análisis omitiremos comentar que sistema tiene Corea del Norte. Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que el anarquismo, como alternativa política, actualmente está resurgiendo entre los grupos contestatarios, sobre todo en aquellos que promulgan la ruptura de la relación capital-trabajo y promueven la extinción del Estado, debido al descalabro teórico-práctico del marxismo-leninismo. El socialismo real fue una bofetada a los ideales anti-capitalista, la ausencia de libertad, el partido-Estado y la incapacidad de desarrollar una economía que supliría el bienestar social propuesto por los marxistas confirmó una de las predicciones política más asertivas hecha por político-teórico alguno. Los ataques de Bakunin sobre “el estado socialista visualizado por Marx crearía despotismo por un lado y esclavitud por otro”, fueron certeros. “La teoría marxista, agregaba Bakunin, es una falsedad detrás de la cual se esconde el despotismo de una minoría gobernante, una falsedad tanto más peligrosa cuanto aparece como la expresión ostensible de la voluntad del pueblo”.[11] Su ideario político libertario se expresa en el postulado siguiente: “Que la libertad sin el socialismo es el privilegio, la injusticia; y que el socialismo sin la libertad es la esclavitud y la brutalidad”.[12]

Antiguo edificio del Comité Central del Partido Comunista, ahora una unidad de la Administración del Presidente de Rusia.
Antiguo edificio del Comité Central del Partido Comunista, ahora una unidad de la Administración del Presidente de Rusia.

En el México de principios del siglo XX, el anarquismo contó con varios seguidores, entre los más conocidos se encuentran los hermanos Flores Magón. De los tres, Ricardo y Enrique asumieron más fervientemente las ideas anarquistas como parte de una revolución social, política y económica de carácter libertario. Sin olvidar su contexto social, los Flores Magón mantuvieron posturas políticas que buscaron reformas económicas y sociales de tal magnitud que los llevó a plantear la abolición del Estado y la propiedad privada. El pensamiento libertario de los Flores Magón reflejó las contradicciones del momento: sus ideas incluyeron la concepción comunitaria de la vida en los pueblos indígenas, el entretejo liberal-positivista del siglo XIX y el pensamiento de filósofos anarquistas europeo.

Hermanos Flores Magón
Hermanos Flores Magón

El anarquismo de finales del siglo XX y, hasta el momento, ya no es una corriente política enclaustrada en los sindicatos, como ocurrió originalmente. Al anarquismo se le observar más en lo que se denominan “movimientos populares”. A partir de la “Caída del Muro de Berlín” las expresiones populares, aunque sin mencionar el ideario anarquista, retoman el pensamiento socialista libertario. Los ideólogos de los movimientos populares, en muchas ocasiones, retomando el discurso de Bakunin. Tomando las palabras directas de él podemos oír algunos decir: “Tal es la vasta ruta popular de la emancipación real y total, accesible a todos y, por consiguiente, realmente popular, ruta de la revolución social anarquista que surge por sí misma del seno del pueblo, destruyendo todo lo que se opone al desborde generoso de la vida del pueblo a fin de crear luego, desde las profundidades mismas del alma popular, las nuevas formas de la vida social libre… convencidos de que las masas del pueblo llevan en sí mismas, en sus instintos más o menos desarrollados por la historia, en sus necesidades cotidianas y en sus aspiraciones conscientes o inconscientes, todos los elementos de su organización normal del porvenir, buscamos ese ideal en el seno mismo del pueblo; y como todo poder estatista, todo gobierno debe por su esencia misma y por su situación al margen del pueblo y sobre él, aspirar inevitablemente a subordinarlo a una organización y a fines que le son extraños, nos declaramos enemigos de todo poder gubernamental y estatista, enemigos de toda organización estatista en general y consideramos que el pueblo no podrá ser feliz y libre más que cuando, organizándose de abajo a arriba por medio de asociaciones independientes y absolutamente libres y al margen de toda tutela oficial, pero no al margen de las influencias diferentes e igualmente libres de hombres y de partidos, cree él mismo su propia vida.”[13] El mejor ejemplo de lo antes dicho lo podemos ver en el Movimiento Zapatista del Estado de Chiapas, México.

E.Z.L.N., Ejercito Zapatista de Liberación Nacional
E.Z.L.N., Ejercito Zapatista de Liberación Nacional

El tsunami de sangre del año 2014, como lo llama Edgardo Buscaglia, ha despertado a la sociedad civil en México, y a su vez a levantado voces contradictorias en el quehacer político ante la barbarie descubierta a partir de la tragedia en Iguala, Guerrero. Por ejemplo, el rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), Jesús Alejandro Vera Jiménez llamó a los mexicanos a realizar “un boicot político” en las elecciones federales del 2015, y señala: “Hay que rescatar al Estado de los gobernantes que lo han secuestrado. Se trata de salvar vidas y para ello se necesita un movimiento social fuerte y unido desligado de estos poderes formales, cómplices de la delincuencia”.(http://www.proceso.com.mx/?p=385654) Este es un discurso que, aunque con diversas modalidades, se repite constantemente. La retórica es elocuente e incendiaria, pero contradictoria; no se puede rescatar al Estado y destruirlo a la misma vez. Solo se puede rescatar al Estado siendo parte de estos poderes formales. He ahí el origen de las contradicciones entre el movimiento popular y el partido político, las que hemos señalado anteriormente.

Jesús Alejandro Vera Jiménez
Jesús Alejandro Vera Jiménez

El llamado que hace el rector de la UAEM: “Ausentémonos de las urnas, hagámosles a los políticos, un boicot político, un paro político, dejémosles con sus boletas y sus urnas, no nos convirtamos en cómplices, no los legitimemos… No nos presentemos a las urnas, no hagamos de eso un circo como el que han hecho tantos políticos, y mientras sigan sin aparecer los 43 compañeros de Ayotzinapa y mientras sigan presentándonos candidatos vinculados al narco… digamos no a las elecciones”; no tiene ningún efecto político, ya que la ley electoral mexicana no contempla la contabilidad de la abstención. Solo se requiere el 50 por ciento más uno de los que hayan votado para ganar una elección y éstas no se invalidad por una baja participación electoral. El abstencionismo solo afecta aquellos grupos políticos de avanzada que intentan alcanzar puestos de elección compitiendo contra el “establishment”, contra el poder político vigente. En el caso de México, el no votar sólo beneficiaría al PRI-gobierno y a sus partidos satélites, al PAN y, en última instancia, al PRD. De poder generar y mantener un diálogo respetuoso, donde se garantice la autonomía de cada una de las partes, el movimiento popular y el partido de avanzada podrán convertirse en las dos caras de la moneda en la transformación social.

En estos momentos de efervescencia política, partidista-movimiento popular, el partido que ofrece una alternativa de avanzada es Morena (Movimiento Regeneración Nacional). Los adversarios políticos, empleados el establishment, difunden el slogan, “todos los políticos son iguales” con el objetivo de promover el abstencionismo electoral. Siendo ellos los beneficiarios directos, las generalizaciones absurdas como la anterior les permite llevar agua a su molino. Ni siquiera dos gemelos son idénticos, cómo dos políticos podrán ser iguales. Basta con ver el descalabro social que ha propiciado Enrique Peña Nieto, individuo creado por Televisa e incapacitado para gobernar, para darnos cuenta que aún entre las filas de la propio mafia del poder-gobierno hay personas más capaces que él. “No todos somos iguales.”

Morena
Morena

[1] Presidente de México del 1 de diciembre de 2000 al 30 de noviembre de 2006.

[2] Presidente de México del 1 de diciembre de 2006 al 30 de noviembre de 2012.

[3] Hasta el 26 de febrero de 2013 ocupó la presidencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), entre otros puestos

[4] Entre el 31 de octubre de 2003 y el 14 de diciembre de 2007 ocupó el cargo de Consejero Presidente del Instituto Federal Electoral.

[5] Presidente del Consejo Coordinador Empresarial en el 2006

[6] Cappelletti AJ., 1998, Bakunin y el socialismo libertario, ed. LEEGA, ed. Minerva, México p. 63-64

[7] Estatismo y Anarquismo, http://metalmadrid.cnt.es/cultura/libros/mijail-bakunin-estatismo-y-anarquia.pdf

[8] Ibid. Cappelletti AJ., 1998 p. 64

[9] Ibid. Estatismo y Anarquismo

[10] Ibid. Estatismo y Anarquismo

[11] Palmer Ángel, (1992) Obras, Agricultura y sociedad en Mesoamérica, ed Gernika, México p 108

[12] Federalismo, socialismo y antiteologismo,

[13] Ibid. Estatismo y Anarquismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s