El nacimiento de la cultura en nuestros antepasados los homínidos

En el nacimiento de las expresiones culturales intervienen diferentes niveles de la vida, tanto la genética heredada de nuestros antepasados como la reorganización neuronal producto de la experiencia y la presión ambiental. Si bien, la capacidad de un individuo de expresarse simbólicamente no hace una cultura, la actividad del grupo, donde interviene la comunicación simbólica, obliga el nacimiento y la evolución de la misma. Es a través de la actividad continua de los individuos que se van conformando y van tomando sentido los diferentes símbolos emergentes que posteriormente llamaremos cultura. Es esto que las expresiones culturales, como necesidad biológica, se obliga a brindar un beneficio directo en la supervivencia y  reproducción del individuo.

Voladores de Papantla
Voladores de Papantla

Con una antigüedad de aproximadamente 2.5 millones de años, en África se encontraron las primeras herramientas de piedra elaboradas por la incipiente humanidad, la primera tecnología de la que se dotaron nuestros lejanos antepasados. Ciertamente, estas primeras herramientas de piedra eran muy toscas, pero aun así, estos primeros útiles líticos representan una revolución en la historia de aquellos primeros representantes de nuestro género. Tomar dos piedras y golpearlas entre sí para obtener un borde cortante implica que en el cerebro de aquellos homínidos existía ya un proyecto de herramienta. La piedra cuya función original era simplemente romper el hueso, es ahora modificada de una determinada manera a fin de conseguir un resultado que se encuentra sólo en la mente del homínido[1]. Además, esta idea no sólo es desarrollada por cada individuo en particular sino que, además, se muestra y se enseña a otros congéneres.

Homínidos y el trabajo con piedras
Homínidos y el trabajo con piedras

Por insignificante que parezca, este hecho, marca el inicio de la “cultura”, y por consiguiente, presenta evidencia de un tipo de proto-lenguaje capaz de trasmitir información diferente a la biológica. La puesta en práctica de sus capacidades cognitivas, diferente a las de sus antecesores, dio origen en el homínido a la cultura. A partir de este momento, podemos inferir que los actos individuales se llevaran a cabo con conocimiento, “con-ciencia”. Han de transcurrir varias centenas de miles de años antes de que la especie Homo sapiens pudiera desarrollar un lenguaje articulado, y por consiguiente, una consciencia reflexiva. Para estos fines el ser humano desarrolló símbolos culturales que nuestro cerebro interpreta y le asigna significado, además de utilizarlos y transmitirlos a nuestros congéneres.

Aunque, el Homo sapiens contó con la estructura neuronal que el hombre moderno posee, las capacidades cognitivas tuvieron que ser estimuladas para su desarrollo. La adquisición de conocimiento vino a la par con el desarrollo del lenguaje. Entre las diversas funciones que tiene el lenguaje la de interactuar con el pensamiento lenguaje es esencial para el desarrollo cognitivo. El aprendizaje de nuevos conceptos abstractos posibilita nuevas conductas más complejas o elaboradas, la cual se alcanza gracias a la interacción entre pensamiento y lenguaje. Por lo que, el desarrollo cognitivo es una consecuencia de la función comunicativa, es la que hace cambiar la configuración de nuestro pensamiento y de nuestras propias acciones. Así, toda comunicación sirve de enriquecimiento de nuestro pensamiento, pues la experiencia de la sociedad pasa a ser nuestra de una forma ágil y rápida, incluso en cada cambio generacional[2].

Ze Zipactli Tonalpohualli
Ze Zipactli Tonalpohualli

De acuerdo al neurobiólogo e investigador Fuster, la interacción cognitiva de un primate con el mundo que lo rodea está gobernada por lo que él llama “el ciclo percepción-acción”[3]. Este ciclo interactivo es la extensión a procesos corticales de un principio biológico básico que caracteriza la dinámica adaptativa de un organismo a su entorno. Esencialmente, se puede afirmar lo siguiente: el comportamiento de un animal consiste de una sucesión de reacciones motoras adaptativas a los cambios a su ambiente interno y externo. Estas reacciones motoras producen cambios en esos ambientes, los que a su vez son detectados por sensores o receptores internos que generan o modulan acciones subsecuentes. Por lo tanto, la adaptación del comportamiento se basa en una operación continua de mecanismos universales de procesamiento circular a través del sistema nervioso central: las señales internas o sensoriales llevan a acciones que generan retroalimentación, la cual regula acciones futuras y así, sucesivamente.

Primates
Primates

Además, Fuster[4] señala que, la integración del comportamiento instintivo, reflexivo y sensorial-motor bien aprendido se lleva a cabo a través de bucles circulares de conectividad neuronal en los niveles bajos de la jerarquía cerebral (médula espinal, ganglios basales, hipotálamo, etc.).  En los niveles altos, sin embargo, el procesamiento circular de la información en el comportamiento, el habla, y el razonamiento involucra las regiones perceptuales y ejecutivas de la corteza cerebral. La percepción se integra en la acción a través de la conectividad de los bucles cortico-corticales que median la retroalimentación así como a los componentes de retroalimentación del ciclo percepción-acción. Según este modelo, una de las funciones principales del ciclo es tender un puente con el tiempo. Desde el punto de vista neurobiológico, los componentes sensoriales y motores del comportamiento o lingüísticos estructurados hacia metas, están separados por el tiempo. El tiempo separa las señales sensoriales que guían el comportamiento, éste separa las señales de acciones subsecuentes, y separa la retroalimentación sensorial de acciones futuras. Esto implica que la organización de cualquier comportamiento complejo estructurado necesita la integración a través del tiempo de las percepciones con otras percepciones, acciones con otras acciones, y percepciones con acciones.

La mayoría de las actividades relacionadas con el lenguaje, tales como el habla, la lectura, la escritura, el razonamiento o el conversar, necesitan la integración en el tiempo. El lenguaje en todas sus formas de expresión está sólidamente basado en el ciclo percepción-acción para puentear contingencias a través del tiempo. La corteza de asociación posterior alberga las representaciones semánticas del lenguaje, mientras que la corteza frontal alberga las representaciones sintácticas y gramaticales (incluyendo los verbos de acción). Las dos órdenes jerárquicos de representación, semántica y sintáctica, interactúan en el ciclo percepción-acción en la producción y el entendimiento del lenguaje. Así como en la secuenciación del comportamiento, la retroalimentación juega un pale crucial durante el lenguaje. Es importante distinguir entre la retroalimentación interna, originada en los sistemas efectores desde los sensores, y la retroalimentación externa, originada en el entorno. Esta última proviene de la audiencia, del interlocutor o de las páginas escritas[5].

Guatemala 2103
Guatemala 2103

Como decimos comúnmente: una golondrina no hace un verano, ni una mutación hace una especie, tampoco una representación simbólica una cultura. La identificación de los individuos como unidad de selección es central en el pensamiento de Darwin. Como unidad de selección, su actividad es la lucha por la existencia. Sin embargo, los individuos no evolucionan: tan sólo pueden crecer, reproducirse y morir. El cambio evolutivo se produce en grupos de organismos interactivos, las especies son la unidad de evolución. Como lo explica Stephen J. Gould, haciendo referencia a David Hull, los genes mutan, los individuos son seleccionados, las especies evolucionas[6].

Algo similar tiende a ocurrir con la cultura. En la especie humana, la selección cultural es amplificada por su carácter intencional[7]. Dehaene, citando a David Premack, señala que el Homo sapiens es el único primate con sentido pedagógico. Sólo el ser humano atiende el conocimiento y los estados mentales de otros con el fin de enseñarles. No tan sólo transmitimos activamente lo que consideramos más útil, sino, como es particularmente evidente en la escritura, intencionalmente la perfeccionamos. Hace más de 5 mil años atrás, los primeros escribas dieron con un extraordinario potencial arraigado en nuestros circuitos cerebrales: la posibilidad de transmitir el lenguaje a través de la visión. Esta idea inicial fue luego perfeccionada por generaciones de escribas. Una larga cadena de tradición de enseñanza nos une a estos primeros escritores que trabajaron diligentemente, de una generación en generación, haciendo su invento fácil de asimilar por nuestro sistema visual heredado de los primates. Lo que comenzó con el pulimiento de una roca hoy se ha transformado en cibernautas con lenguaje electrónico, se perfeccionan las matemáticas funcionales y se interpretan las ondas de energía para reconstruir la historia del universo.

Cibernautas
Cibernautas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


[1] Agustí J., Antón M, 2011, La Gran Migración, La evolución Humana más allá de África, Ed. Ctítica, Barcelona

[2] Rivera-Arrizabalaga A., Arqueología del lenguaje, 2009, ed Akal, Barcelona

[3] Fuster, J.M. Memory in the Cerebral Cortex: An empirical approach to neural network in the human and no human primate, 1995, Cambridge, MA, MIT Press

[4] Fuster JM., Cortex and Mind, unifying cognition, 2003, ed Oxford University Press p 108

[5] Fuster JM., The Prefrontal Cortex, 2009, 4th ed Academic Press p 368-9

[6] Gould SJ.,  2006, El pulgar del Panda, ed Drakontos Bolsillo, Barcelona, p 94

[7] Dehaene S. (2010), Reading in the Brain, The new science of how we read, Pinguin Books, USA

[8] Ibid p148-149

[9] Fuster, Joaquín M., Cortex and Mind, (2003) Oxford University Press, USA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s