La libertad en el ideario anarquista

Como el que busca en un arcón viejo, diferentes grupos político han retomado los discursos teóricos-políticos del siglo XIX para tratar de encontrar en ellos alternativas de cambio social para en siglo XIX, los anarquistas y los marxistas no son la excepción. Sobre los últimos recae la puesta en evidencia una historia de terror que pretenden ocultar llamando a la abstracción de hechos particular. Contradictoriamente, este simple hecho es anti-marxista, el negar o el desconocer la historia ya tiene una sentencia, tendríamos que repetirla. De los anarquistas sólo tenemos mártires, el 1 de mayo es una jornada de lucha en homenaje a los Mártires de Chicago. Los sindicalistas anarquistas fueron ejecutados en Estados Unidos por su participación en las huelgas por la consecución de la jornada laboral de ocho horas, las cuales iniciaron el 1 de mayo de 1886. Sobre los anarquistas recae el llamado a la violencia, se cierto o no, la impresión a prima facie es el rechazo a la autoridad.

Mijail Alexandrovitsch Bakunin, un conocido desconocido en el mundo de la teoría política, sin embargo, fue el mejor exponente del ideario anarquista colectivista. Sufrió la acechanza tanto de marxistas como de diferentes gobiernos europeos. Durante el siglo XIX las ideas anarquistas se expandieron por toda Europa, floreciendo con gran ímpetu en Rusia, Francia y España, donde la guerra entre anarquistas y comunistas fue a muerte. En México el anarquismo contó con varios seguidores, sin embargo, son los hermanos Flores Magón los más conocidos. De los tres hermanos, Ricardo y Enrique asumieron más fervientemente las ideas anarquistas en la lucha revolucionaria de principios del siglo XX como parte de una revolución social, política y económica de carácter libertario. Sin olvidar su contexto social, los Flores Magón mantuvieron posturas políticas que buscaron reformas económicas y sociales de tal magnitud que los llevó a plantear la abolición del Estado y la propiedad privada. El pensamiento libertario de los Flores Magón reflejó las contradicciones del momento: entre sus ideas incluyeron desde la concepción comunitaria de la vida en los pueblos indígenas, el entretejo liberal-positivista del siglo XIX y el pensamiento de filósofos anarquistas europeo.

Mijail Alexandrovitsch Bakunin
Mijail Alexandrovitsch Bakunin

Para el público en general, el anarquismo es sinónimo de desorden y violencia, rechazo a todo forma autoridad, en especial a la del Estado. La Real Academia Española[1], por ejemplo, define anarquismo como la “doctrina que propugna la desaparición del Estado y de todo poder”. En palabras de Pierre-Joseph Proudhon, primer autor del siglo XIX en utilizar la palabra anarquista, significa, “sin amo ni soberano”. Para el filósofo francés Sébastien Faure, un anarquista es cualquiera que niegue la autoridad y luche contra ella. Un criterio de inclusión tan amplia y una definición tan poco delimitada hace que sea fácil confundirse o no comprender el objetivo del grupo que apela a semejantes idearios cuando describe su acción política. Además, los representantes y exponentes de la filosofía anarquista no comparten una filosofía unitaria. Por lo menos, se pueden identificar dos líneas básicas de pensamiento anarquista: la individualista y la colectivista-comunista. También se pueden identificar, por lo menos, cuatro corrientes políticas-filosóficas: el anarquismo individualista, mutualismo, anarquismo colectivista-comunista y anarcosindicalismo. Ente los anarquistas individualistas y los colectivistas la abolición de la propiedad privada es un punto en conflicto. Reconociendo esta dificultad y sin distinción de grupo, el anarquismo centra su filosofía en el individuo y en la crítica de su relación con la sociedad, además, su praxis va dirigida al cambio social, hacia la construcción de una futura sociedad.

Estas ideas pueden encontrarse claramente expuestas en los escritos de Bakunin, en especial en “Federalismo, socialismo y antiteologismo”, escrito en 1868, el cual representa una síntesis del pensamiento maduro bakuninista. En este documento, el autor se reclama como republicano federalista y presenta su crítica a la desviación de la Revolución francesa: “esa gran revolución que por primera vez en la historia había proclamado la libertad, no para el ciudadano solamente, sino para el hombre, haciéndose heredera de la monarquía que mataba, resucitó al mismo tiempo esta negación de toda libertad: la centralización y la omnipotencia del Estado.” Su argumento permanente en favor de la libertad política le hizo ganar la enemistad tanto de Karl Marx como de los herederos marxistas. El republicanismo centralista, y en el caso de los comunistas, la “dictadura del proletariado” fue criticado ampliamente por Bakunin. En 1873, Bakunin atacó abiertamente al marxismo en su libro “Estatismo y anarquismo”, insistiendo en que “el estado socialista visualizado por Marx crearía despotismo por un lado y esclavitud por otro.” “La teoría marxista, agregaba Bakunin, es una falsedad detrás de la cual se esconde el despotismo de una minoría gobernante, una falsedad tanto más peligrosa cuanto aparece como la expresión ostensible de la voluntad del pueblo”[2]. Su ideario político libertario se expresa en el postulado siguiente: “Que la libertad sin el socialismo es el privilegio, la injusticia; y que el socialismo sin la libertad es la esclavitud y la brutalidad”[3].

La Revolución francesa
La Revolución francesa

Bakunin exalta las conquistas de la Revolución francesa, no atribuye a la burguesía la transformación social generada por la revolución ni a clase social alguna las desviaciones de la misma. Son los individuos que participaron en ella los responsables de los éxitos de los fracasos de la misma. Y haciéndose eco de la misma dice: “Desde que la revolución ha hecho caer en las masas su evangelio no místico, sino racional; no celeste, sino terrestre; no divino, sino humano; su evangelio de los derechos del hombre; desde que proclamó que todos los hombres son iguales, que todos están igualmente llamados a la libertad y la humanidad, las masas populares de toda Europa, de todo el mundo civilizado, despertando poco a poco del sueño que las había tenido encadenadas desde que el cristianismo las adormeció con sus narcóticos, comienzan a preguntarse si tienen también derecho a la igualdad, a la libertad y a la fraternidad”[4].

Algo sustancialmente importante y que unifica a todos los anarquistas es la defensa de la libertad del individuo. En Bakunin existe la contradicción entre causalidad producto de la necesidad y la capacidad de elegir voluntariamente. “¿Posee el hombre realmente una voluntad libre? Sí y no, según como se entienda. Si por voluntad libre se quiere significar libre arbitrio, es decir la facultad presumida del individuo humano de determinarse espontáneamente a sí mismo, independientemente de toda influencia exterior; si, como lo han hecho todas las religiones y todas las metafísicas, por esa pretendida voluntad libre se quiere arrancar el hombre a la corriente de la causalidad universal que determina la existencia de todas las cosas y que hace a cada uno dependiente de todos los demás, no podremos menos que rechazarla como una insensatez, porque nada puede existir fuera de esa causalidad”[5].

Libre albedrío
Libre albedrío

Pero contradictoriamente, Bakunin señala: “Gracias a esa facultad de abstracción, al elevarse el hombre por encima de la presión inmediata, que no deja nunca de ejercer sobre cada individuo los objetos exteriores, puede compararlos unos con otros, observar sus relaciones. He ahí el comienzo del análisis y de la ciencia experimental. Gracias a esa misma facultad se desdobla y, al separarse de sí mismo en sí mismo, se eleva por encima de sus movimientos propios, de sus instintos y de sus diferentes apetitos, en tanto que pasajeros y particulares, lo que le da la posibilidad de compararlos entre sí, como compara los objetos y los movimientos exteriores, y de tomar partido por los unos contra los otros, según el ideal (social) que se ha formado en él, he ahí el despertar de la conciencia y de lo que llamamos voluntad”[6]. Si bien, el autor reconoce la causalidad en la necesidad, intenta explicar a través del proceso de abstracción el ejercicio que antes había negado, el libre arbitrio.

Libertad de expresión y de pensamiento
Libertad de expresión y de pensamiento

El anarquismo, ya sea individualista o colectivista es libertario. No es sólo el derecho a la libre asociación o a cualquier otro derecho político o social, es el reconocimiento de que el ser humano es libre de deliberar y de elegir voluntaria y conscientemente. No es la naturaleza causal determinista la que traerá el cambio social hacia una futura sociedad, es el accionar humano, los actos del individuo los que transforman la sociedad. El reconocimiento de la capacidad de actuar libremente del ser humano es un tema en debate, tan vigente como la lucha por los derechos humanos. Muchos consideran que la libertad es un fetiche, otros, la reclaman como un derecho humano, sin embargo, el meollo del asunto es sí poseemos la capacidad biológica de tomar decisiones consiente y voluntariamente, lo que sería un proceso deliberativo individual al margen de poder ejecutar nuestra decisión por circunstancias externas.  En la conversación de dos dioses griegos podemos encontrar el dilema; Respuesta de Prometeo a Hermes, servidor de los dioses: “Has de saber que yo no cambiaría mi mísera suerte por tu servidumbre”

Prometeo encadenado
Prometeo encadenado

[1] (http:/ / lema. rae. es/ drae/ ?val=anarquismo)

[2] Palmer Ángel, (1992) Obras, Agricultura y sociedad en Mesoamérica, ed Gernika, México p 108

[3] Federalismo, socialismo y antiteologismo,

[4] Ibid, socialismo

[5] Ibid, antiteologismo

[6] Ibid, antiteologismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s