Evolución, redes neuronales y comportamiento

El aumento vertiginoso de información corroborada, ya sea por la experimentación o por la recolección de datos capaces de ser procesados e incorporados en una teoría con base experimental, ha hecho del debate sobre la evolución versus el origen divino de la existencia, algo muy sofisticado. A muchos se les hace difícil imaginar al ser humano como el producto de la diversificación, partiendo de un origen común que a través de pequeños cambios evoluciona gradualmente durante centenares o miles de millones de años hasta llegar a ser lo que es hoy. Todavía, se les hace mucho más difícil imaginar que el origen de la vida fue mediado por las mismas leyes físicas y químicas que rigen otros fenómenos naturales, como la formación de los planetas, los movimientos de la corteza terrestre, los movimientos de las mareas o la erosión de las montañas. Aunque en este sentido el Vaticano ha reconocido la evolución como un hecho incuestionable, a nivel individual el sentido común se contrapone contra los hallazgos científicos corroborados. En el 2005, en preparación a la conmemoración de los 150 años de la publicación del “Origen de las especias” (24 de noviembre de 1859) de Charles Darwin, el Vaticano, oficialmente y a través de su vocero el Cardenal Paul Poupard del Consejo Pontífico para la Cultura, que rechaza la filosofía del “Diseño Inteligente” advocada por cristianos “fundamentalistas” y que apoya a la Teoría de la Evolución de Darwin[1]. Sin ninguna fuerza o tendencia vital intrínseca, el ser humano ha ido evolucionando, se ha impuesto por encima de todos los otros seres vivientes, convirtiéndose hoy en el prototipo de la civilización.

Cardenal Paul Poupard
Cardenal Paul Poupard

Los estudios geológicos identifican el origen de la Tierra en aproximadamente en 4,550 millones de años. Aunque se debate sobre la fecha de la aparición del primer ser viviente, casi todos los biólogos evolucionistas coinciden en señalar en aproximadamente 3,500 millones de años como el periodo donde habitó por primera vez alguna forma de vida. Siguiendo las reglas de los pioneros de la biología podemos señalar que, “Omnis cellula e célula” (todos las células surgen de células, Rudolf Virchow, 1855). En otras palabras, esto es la paráfrasis del aforismo de William Harvey, celebre médico del siglo XVII, descubridor  de la circulación de la sangre: “Ex ovo omnia” (todos [los seres vivos] proceden de un huevo). La regla de Virchow, como se la conoce ahora, no tiene excepción alguna. Todo lo que vive está formado por una o más células. Lo que es cierto para nosotros también lo es para cualquier otro ser viviente. De célula a célula, todas las formas de vida son descendientes de aquellas primeras células.

Rudolf Virchow
Rudolf Virchow

Después de millones de años el Homo sapiens llega a nuestra era armado de una batería de cambios evolutivos que harán de él algo único, por lo menos en la evolución terrestre. Entre los cambios más sobresalientes que marcaron un hito en su evolución se encuentran: la bipedestación, lo que desarrolló un espacio supra-laríngeo que aumentó enormemente la cámara de resonancia formada por la garganta y la boca, permitiendo producir una variedad de sonidos que van mucho más allá de las capacidades de los simios. Además, la encefalización (medida del grado de desarrollo del cerebro) y la braquicefalización (cabeza es más redonda) que le confirió mayores capacidades cognitivas y una mayor inteligencia.

Bipedestación Del Homo Sapiens
Bipedestación Del Homo Sapiens

En la medida en que se ha ido esclareciendo las estructuras cerebrales y sus funciones, las controversias sobre los aspectos biológicos del comportamiento van perdiendo virulencia. En muchas ocasiones el rechazo a lo inmutable nos impide aceptar aspectos del ser humano que son producto de la evolución o, en algunas ocasiones, de la propia estructura cerebral, ya no digamos de la genética. Existe menos rechazo cuando hablamos de las características positivas de la naturaleza humana que cuando se señalan  las negativas. Es más fácil pensar que todos somos buenos a que todos somos egoísta. Sin embargo, en ambos comportamientos interviene la estructura cerebral. 

Celos
Celos

El sustrato neuronal para comportamientos aprendidos mediante la simple observación se conoce como sistema de neuronas espejo. En los seres humanos es especialmente crucial el comportamiento imitativo. Las neuronas espejo se activan cuando un animal o una persona ejecutan una acción y cuando observan esa misma acción al ser ejecutada por otro individuo, especialmente un congénere. Durante el desarrollo, el imitar es una de las formas más usadas en el proceso de aprendizaje. La imitación ofrece la posibilidad de adquirir muchas destrezas sin el desgaste que conlleva el proceso de prueba y error propio del aprendizaje. Además, el poder imitar es central en el desarrollo de destrezas sociales como lo son: el reconocimiento facial y gestos corporales de las emociones de otros y, el poder entender las metas, deseos e intenciones de los demás. En el cerebro humano el proceso de imitación conforma un circuito central que contiene tres áreas distintas. Las actividades que se integran son: la descripción visual de la acción a ser imitada, los aspectos motrices de la acción imitada y el objetivo de por qué imitar esa acción. Cada una de estas acciones se lleva a cabo en un área del cerebro distinto. 

Comportamiento de imitación
Comportamiento de imitación

Las neuronas espejo fueron descubiertas por primera vez por el grupo de investigadores encabezado por Giacomo Rizzolatti. Inicialmente, estas neuronas fueron halladas en la corteza motora de los primates macacos y, con posterioridad, se identificaron en otros animales. En el ser humano, este grupo de neuronas constituye un sistema neuronal muy complejo que participa de forma importante en la capacidad de reconocimiento de los actos de los demás, en la identificación con estos y en su imitación. Al estudiar este grupo de neuronas se llegó a la conclusión de que al ser activadas daban al animal una comprensión inmediata, implícita, de las acciones observadas por el animal. Esta comprensión no estaba mediada por procesos analíticos, sino por la capacidad del animal de realizar esos mismos movimientos. Es como si en la corteza motora del mono se reflejaran las acciones de lo que se observa, confiriéndole la posibilidad de identificar en su propio cuerpo lo que veía en el otro. Los investigadores llamaron a este grupo de neuronas, Sistema de Neuronas Espejo, porque parecía que la acción observada se reflejaba o se simulaba en el propio sistema motor del mono.

Comportamiento de Neuronas espejo
Comportamiento de Neuronas espejo

La similitud del comportamiento entre la imitación y la cognición social sugiere un papel central del sistema de neuronas espejo en la cognición social. Es ampliamente conocido que cuando los seres humanos interactúan socialmente tienden a imitarse unos a otros automáticamente. A este fenómeno se le denomina el “efecto camaleón”. Mientras más las personas traten de imitar a otras más tratarán de ser empáticas. Una vía para ser empático es a través de corporizar las expresiones faciales y las posturas corporales de las otras personas. Aunque, la empatía requiere un componente emocional, el sistema de neuronas espejo participa directamente en el proceso empático al añadir las estructura neuronales de la imitación. A esta estructura se añade el sistema límbico que participa en el componente emocional del comportamiento[2].

No es gueva... es empatía
No es gueva… es empatía

Un aspecto fundamental en la interacción social es la habilidad para entender el estado mental de otras personas. Las neuronas espejo participan no sólo en la codificación de las acciones de otros, sino que también son necesarias para reconocer las intenciones asociadas a ellas. En este sentido se entiende que el sistema de neuronas espejo es fundamental para la comprensión de las intenciones de las personas asociadas a las acciones de todos los días.

Las neuronas espejos participan en la creación de un código común, una paridad, entre el observador y el actor que sería una reminiscencia de la paridad entre el transmisor y  el receptor. La participación de las estructuras motoras en la percepción, como se demostró en las neuronas espejo, refuerza una de las teorías principales de la comprensión del lenguaje. Esta teoría llamada Teoría Motora de la Percepción del Lenguaje, propone que el objeto de la percepción del hablar es la intención fonética gesticulada del parlante, en vez de la señal acústica del sonido hablado[3].

El lenguaje de los gestos
El lenguaje de los gestos

El descubrimiento del sistema de neuronas espejo es muy relevante para explicar algunos de los aspectos de la conducta humana como lo es la interacción social. La capacidad de reaccionar emocionalmente ante las experiencias de los demás, o empatía, es uno de las funciones de la estructura cerebral que permiten “ponernos en el lugar del otro”, siendo esta fundamental en la interacción social. Aprovechando las nuevas capacidades adquiridas durante el proceso de bipedestación, encefalización y braquicefalia el ser humano fue creando un sistema simbólico que le permitió complementar las tareas mentales. Este sistema, obviamente, se transmite por mecanismos culturales y sociales.

Empatía
Empatía

 

 

 


[1] http://www.eliax.com/?post_id=588, usatoday, msnbc.com, cbsnews.com, entre otros sitios

[2] Chartrand TL., Bargh JA., (1999), The Chameleon effect: the perception-behavior link and social interaction, Personality and Social Psychology Vol. 76, No. 6, 893-910.

[3] Oberman, LM., Ramachandran, VS.,  (2007), The Simulating Social Mind: The Role of the Mirror Neuron System and Simulation in the Social and Communicative Deficits of Autism Spectrum Disorders, Psychological Bulletin, Vol 133, No. 2, 310-327.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s