Las estrías de la piel, una lesión tratable

Las estrías son causadas por el estiramiento de las capas medias e internas de la piel, principalmente, por el aumento o la disminución repentina de peso o musculación. Ejemplos de esto lo podemos ver durante el embarazo, la pubertad y el crecimiento rápido. Si las fibras elásticas de la dermis se distienden en exceso como consecuencia de una gran obesidad, las fibras de colágeno y elastina se debilitan y se romperán, la piel se vuelve susceptible a la cicatrización crónica y al igual que una vieja banda elástica pierde su elasticidad.

Cualquier parte de nuestro cuerpo requiere de atención y de tratamientos preventivos para evitar enfermedades y lesiones innecesarias que afecten nuestra vida cotidiana. La piel es un órgano delgado, relativamente plano, clasificado como una membrana. Está compuesta por dos capas principales: una exterior, más fina, llamada epidermis y otra interna, más gruesa, denominada dermis. Aunque, la capa que se encuentre por debajo de la dermis (hipodermis o capa subcutánea) no forma parte de la piel, propiamente dicho, en ella se encuentran los principales vasos sanguíneos que irrigan la piel y las terminales nerviosas que recogen información sensorial.

La capa subcutánea o hipodermis tiene una contextura laxa y esponjosa, es rica en grasa y mantiene un gran aporte sanguíneo lo que la hace un sitio ideal para la absorción  rápida y relativamente indolora de las sustancias inyectadas. El contenido de grasa de la hipodermis varía según el estado nutritivo, pudiendo superar en los sujetos obesos los 10 cm de espesor en algunas zonas. La densidad y disposición de las células adiposas (células que acumulan grasa en forma de triglicéridos) y de las fibras de colágeno en estas zonas determinan la relativa movilidad de la piel.

A la dermis se le denomina comúnmente la piel verdadera. La resistencia mecánica de la piel  está en la dermis. Además de desempeñar una función protectora frente a la lesión mecánica y la compresión, esta capa de la piel constituye una zona de almacenamiento de agua e importante electrólitos. La dermis está formada por una capa papilar fina y una capa reticular más gruesa. A nivel de la capa reticular existen fibras musculares, folículos pilosos, glándulas sudoríparas y sebáceas. Toda la estructura que forma la capa reticular está inmersas en un entretejo de fibras de colágenas blancas, fuertes que le confiere resistencia a la piel. Además la capa reticular contiene fibras elásticas que hacen a la piel distensible y elástica (capaz de rebotar). Ambos tipos de fibras se entraman formando una verdadera red que confiere a la dermis una estructura fuerte pero elástica.

Cuando hay una ruptura de las fibras elásticas de la dermis el resultado inicial es la formación de surcos deprimidos, rosados o ligeramente azulado con bordes dentados. Estas finas marcas (marcas de estiramiento) son, en realidad, diminutos desgarros. Al cicatrizar pierden el color, las estrías (en latín surcos) que quedan parecen cicatrices lineares y brillantes, de color blanco plata. Si el entramado de colágeno se desorganiza y las fibras elásticas se rompen, toda la estructura de sostén de la piel se pierde y ésta obtiene un aspecto estriado tipo cicatriz.   

Ruptura de las fibras elásticas de la piel
Ruptura de las fibras elásticas de la piel

Las estrías y la atrofia cutánea son, tal vez, los efectos secundarios observados con más frecuencia tras el uso de corticoides tópicos, que al parecer son capaces de alterar las fibras elásticas y el colágeno. Las estrías de los adolescentes pueden manifestarse poco después de la aparición del vello púbico y se localizan en las caras externas de los muslos o en la región lumbosacra en los hombres así como en las nalgas y en las glándulas mamarias en las mujeres. Se piensa que el levantamiento de pesas y otras formas de ejercicio pueden exagerar la lesión fisiológica del tejido conjuntivo dérmico. El principal factor para la aparición de estas marcas es el cambio súbito de peso. Pero existen otras no menos importantes: cambios hormonales, el crecimiento durante la adolescencia, embarazo, levantamientos de pesas durante períodos prolongados y la administración de medicamentos que contienen corticoides. La exposición al sol acentúa las estrías en lugar de atenuarlas. Las dosis masivas de sol alteran profundamente las fibras de colágeno y de elastina.

Hasta el momento no existe un tratamiento tópico satisfactorio que elimine las estrías, aunque en el mercado hay múltiples productos avanzados que incluyen agentes hidratantes, con complejos vitamínicos y ácido hialurónico destinados a favorecer la elasticidad tisular y la estabilidad del colágeno. El ácido hialurónico se emplea para hidratación de la epidermis ya que reconstituye las fibras que sostienen los tejidos de la piel. Actualmente se utiliza un ingrediente en productos cosméticos debido a sus propiedades hidratantes.

Una vez que han aparecido las estrías las posibilidades terapéuticas del trastorno estético se reducen a intervenciones directas en la piel. Estos tratamientos han mejorado mucho en los últimos años gracias al desarrollo de las técnicas láser y microdermoabrasión, cuya utilización contribuye a mejorar ostensiblemente la textura y aspecto de la piel. El tratamiento con láser, peeling químicos o cirugía estética requiere la valoración de especialistas en el campo de la cirugía estética. Se recomienda ampliamente que antes de someterse a este tipo de procedimientos se tenga una valoración profesional, ya que lleva riesgos asociados como cualquier otra cirugía. Además, hay que considerar los altos costos que implican estos tratamientos, ya que por lo general, se requiere de más de una sesión para el caso de los tratamientos con láser y peeling químicos. Jamás se debe ahorrar dinero recurriendo a empíricos carentes de los certificados apropiados el ejercicio de la profesión. Verifique la experiencia y los antecedentes del cirujano plástico al cual va a recurrir.  

Para prevenir la formación de estrías por embarazo, los tratamientos tenderán a mantener y aumentar la elasticidad de la piel, aplicando desde el inicio del mismo, productos cosméticos que contengan ácidos grasos esenciales, vitamina A y vitamina E. Actualmente existen muchas cremas que pretenden dar solución al problema, pero en realidad sólo unas pocas producen un efecto positivo. Revise bien el contenido de la crema que va a utilizar, verifique que posee sustancias hidratantes como la glicerina.

Desde un principio a todos nos afecta
Desde un principio a todos nos afecta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s